Hay un tiempo para todo


Esta sección bíblica (Eclesiastés), siempre me llega a caballo. De golpe. De improviso. Cuando más la necesito.

Me sacude cual manzano y, de pronto caen lágrimas en forma de bellotas. Expectativas. Promesas por cumplir. Pasados por perdonar. Presentes por desarrollar. Futuros por construir.

Sí, hay un tiempo para todo. Lo que no existe es una aplicación para el teléfono inteligente que me insista y me lo recuerde, pero sobre todo: me lo imponga.

Venga la cita amplia:

Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo:

un tiempo para nacer,
    y un tiempo para morir;
un tiempo para plantar,
    y un tiempo para cosechar;
 un tiempo para matar,
    y un tiempo para sanar;
un tiempo para destruir,
    y un tiempo para construir;
4un tiempo para llorar,
    y un tiempo para reír;
un tiempo para estar de luto,
    y un tiempo para saltar de gusto;
un tiempo para esparcir piedras,
    y un tiempo para recogerlas;
un tiempo para abrazarse,
    y un tiempo para despedirse;
 un tiempo para intentar,
    y un tiempo para desistir;
un tiempo para guardar,
    y un tiempo para desechar;
un tiempo para rasgar,
    y un tiempo para coser;
un tiempo para callar,
    y un tiempo para hablar;
 un tiempo para amar,
    y un tiempo para odiar;
un tiempo para la guerra,
    y un tiempo para la paz.

Que viva la cosecha…

El Tlaconete Vengador…

Se necesita cierta dosis de ternura, Oh mi país


O cuando el destino nos alcance, aunque sea a través de un intento de extorsión telefónica…

 

“Es necesaria una cierta dosis de ternura para comenzar a andar con tanto en contra, para despertar con tanta noche encima.
Es necesaria una cierta dosis de ternura para adivinar, en esta oscuridad, un pedacito de luz, para hacer del deber y la vergüenza una orden.
Es necesaria una cierta dosis de ternura para quitar de en medio a tanto hijo de puta que anda por ahí.
Pero a veces no basta con una cierta dosis de ternura y es necesario agregar… una cierta dosis de plomo”.
EZLN, declaración de principios

Recibí una llamada telefónica. Un intento de extorsión: 11:25pm. Noche calurosa de viernes. Todo sereno. Hasta que…

Telefonean: Papá, son 4 hombres. Me subieron a un coche. Ayúdame. 

Por demás, la angustia en la voz de una adolescente.

No tengo hijas de esa edad.

Que te la metan hasta el fondo, contesté. Colgué. Colgaron.

Pero antes de contestar así, dudé. Y no por creer en la llamada. Por alguna razón, recordé la declaración de principios del EZLN. … Se necesita cierta dosis de ternura. Incluso me sonó la tonada de Santiago… Feliú.

Pensé en la escuincla que llamó. En el grupo de personas que la rodeaban  y que se dedican a esto. Tuve lástima y ciertamente, una dosis de ternura. Al menos por un instante. Tantos mundos, tanto tiempo, tanto espacio… y coincidir (ya me salió lo trovero una vez más).

¿Será necesidad, esa que ante la ausencia de pan en la mesa de los hijos, la que obliga a ciertos personajes de este México 2016 ( y desdenantes) a dedicarse a esta noble profesión?

¿Es simple desvergüenza o valemadrismo?

¿Es la impunidad rampante (sic, con toda la ternura que soy capaz) la que sostiene y fomenta esta actividad económica?

Es una mezcla de todo esto, sostengo. Y que la Nación me lo demande. Es más fácil ser ojete.

Impunidad desvergonzada que necesita dinero al menor costo. En este País, (la mayúscula del nombre propio es una burla voluntaria), Mexicalpan de las Tunajas; es más fácil ser un ojete.

Ojete. Sí. El diccionario de la Real Academia se queda corto.Nos dice que es una persona tonta. En mi pueblo un ojete, es un culero. El diccionario de mexicanismos para ambos conceptos, se acerca un poco más… cobarde, perjudicial, con malas intenciones. Pero aún así, ambos adjetivos (ojete, culero), son mucho más en negativo. Implican alevosía, cinismo. Impunidad rampante. A mi no me pasa nada. A mi me vale madre. Te chingo porque me da la gana. Porque soy culero. Porque quiero ver quién es el chingón que me hace algo.

Datos para sostener mi afirmación. Es más fácil ser un ojete- culero (impune) en México. Cifras del Índice Global de Impunidad México igi-MEX 2016, concluyen que en mi Tierra, 7 de cada 100 delitos son denunciados. De los cuales es lamentable (y aquí vaya que aplica el adjetivo calificativo); sólo el 4.46%  resultan en una sentencia condenatoria.

Así, y me confieso culpable de rabiosa impotencia. Si bien estos datos exactos no los tenía de ciertos al momento de la llamada; me pasaron por la mente cuando me dio el ataque de ternura. Lo cual produjo un ataque sistémico de enojo- encabronamiento: Que te la metan hasta el fondo.

Minutos después llamé y denuncié al Consejo Ciudadano de la Ciudad de México. De forma muy amable, fui atendido. Registré el número de donde me intentaron extorsionar: 55 6915 4642. Según me informaron, darán parte a la autoridad. La misma que sólo condena 4 de cada 100 casos denunciados.

Pero, si es necesaria cierta dosis de ternura para aguantar, para quitar del medio a tanto ojete- culero- hijo de puta; sólo me pregunto desde que comencé a redactar este texto: ¿dónde pongo lo hallado?, ¿dónde encuentro la dosis de plomo para librarme de tanto ojete- culero?

¿En el Himno Nacional? (¡Guerra, guerra sin tregua al que intentete la patria manchar los blasones!¡guerra, guerra! los patrios pendonesen las olas de sangre empapad.)

¿En la justicia por mano (im)propia?

¿En la Procuraduría General de la República?

¿En Peña Nieto, el DR Mancera, López Obrador, Duarte, Norberto Rivera o El Chapo?

¿Debo partirme en dos y salir a matar canallas con mi cañón de futuro?

Ezequiel, en nombre del Tlaconete Vengador.

 

 

Influenza e influencia en México: Michael Savage


Ezequiel Tinajero
Mayo 13, 2009

Uno de los riesgos (Beck) de la Sociedad de la Información, de las redes sociales, de la popularización de Internet y su socialización, de los maas media; es sin duda el uso que un imbécil con recursos puede hacer de ellos.

Michael Savage es un claro ejemplo. A continuación un audio reciente de este”opinador” estadounidense ultra conservador quien afirma al preguntarse [auto sic] que la Influenza Humana A/H1N1, es un ataque terrorista llevado a EEUUAA por inmigrantes ilegales mexicanos…

El audio está en inglés…

De la viralización a la fragilidad. Del engaño a quien deja engañarse


De cómo la tecnología y el contenido sirven para engañar… si te dejas.

Uno de los riesgos de la tecnología, en cualquiera de sus vertientes y modalidades, es el uso perverso y malintencionado. Empleo y destino que no son nuevos ni exclusivos de la tecnología actual. Desde la primera piedra que sirvió como martillo para construir una casa o demoler una cabeza; hasta el Arpanet, su uso militar y la WWW donde cada los últimos 15 años se ha publicado más información que en prácticamente toda nuesta Historia.

Pero resulta más riesgoso, incluso peligroso que comenzamos a aceptar como verdad todo el contenido (o casi todo) que llega a nuestros dispositivos sin siquiera tratar de verificar la mínima veracidad o coherencia…

Cómo y con qué vértigo se difundió el video donde Messi ignora al niño de la comitiva que lo acompañaría en la ceremonia previa al primer partido de La Argentina en este Mundial de Futbol Brasil 2014… con qué saña se le atacó… y se le sigue atacando.

Resulta que el video que con tanta velocidad y encono se popularizó estaba incompleto… engañosamente incompleto.
En estos días mundialistas y de exacerbación futbolera no es el único ejemplo en nuestra sociedad en red iberoamericana. Resulta que un sitio denominado procesoviral lanzó una mentira, un chisme o al menos lo viralizó. En tal texto digital asegura que a los árbitros colombianos que condujeron el México- Camerún se les habría comprobado corrupción y por tanto habrían sido expulsados de la justa mundialista y de la FIFA.

Como a cualquier producto cultural y social hay que saber mirarlo siempre desde muchos ángulos y sacar conclusiones propias. La Libertad que nos ofrece el mundo 2.0, implica también una serie de competencias y responsabilidades que aún nos cuestan -ya sea por su complejidad o por flojera-; mucho trabajo asumir y ejecutar.

Y de una vez aclaro. No estoy de acuerdo ni estaré nunca en la censura ni revisión de la comunicación y alcances que hoy logramos con estos medios.

Pero sí soy proclive a que el ciudadano digital de hoy construya sus propias conclusiones, a través de nuevas y mejores capacidades, las cuales van desde la autonomía, pasan por la reflexión crítica y concluyen con la construcción de la libre voluntad.

Parafraseando a un querido sabio argentino: “Tengo dos enemigos… el hombre que engaña a otro y, quien se deja engañar.

Vale y aquí comparto ambos videos: el incompleto y aquel donde se observa a Messi, en principio sí, pasando por alto al niño; pero finalmente saludándolo…

Ezequiel Tinajero
Tlaconete vengador 3.0

http://youtu.be/Pq_5jh2Aoas

http://youtu.be/IFS1fqgtx5M

Pd. ¿Qué pasaría si ambos videos
fueran falsos?

Prácticas clientelares de ayer, hoy


Historias de México real

Estoy en Villa Coapa. Sentado en una banca del área común. Tomándome un refresco. Y he sido testigo de una anécdota peculiar, por denominarla de alguna forma.

Aquí sentado sin meterme con nadie, divagando acerca de la trascendencia filológica- ontológica de la nada y un par de calcetas blancas; un grupo de vecinos, 8 personas; decidieron realizar en mi presencia y sin mediación alguna una reunión vecinal para tramitar una serie de prevendas por demás sospechosistas.

Un par de estas personas se dicen representantes del PRD territorial Coapa-Tlalpan-DF. Ambos ofrecen a los vecinos pintar sus casas- departamentos a cambio de afiliarse al partido. Al PRD.

Y cito a uno de los interlocutores: “venimos aquí a ofrecer un beneficio… un compromiso compartido…”

Inmiscuido en la reunión, en la que participo involuntariamente y como un uninnvited guest, silencioso me entero de estos y otros enjuagues. Sin empacho así los califico.

Continúo citando a los representantes quienes manifiestan: “todos necesitamos de todos”. 

Por lo que refieren, algunos vecinos accederán y otros incluso ya compraron la pintura…

Bajo la condición de no implicarlos en “mitotes”, los vecinos comentan que han hecho listas y afiliaciones previas bajo la misma lógica de negociación y refieren que no les han cumplido con la pinta.

¿Intervengo?¿Denuncio las prácticas clientelares?¿Escupo al piso como señal de asco y desacuerdo? No. Para qué. No vale la pena.

Finalmente y más allá de chismes vecinales, y si el licenciado Cornelio o una tal Adoratriz les han mentido o no; o si quienes llevan la reunión son efectivamente representantes del PRD del grupo de Padierna y su honroso marido, concluyo denunciando que fui corrido de mi banca donde tan en paz discernía sobre la futilidad de las calcetas blancas y fui testigo de una muestra más de la mierda que nos invade. Nos ahoga.

Viva México. Viva la banquita donde me senté hoy. Sí. Solamente a atestiguar.

Ezequiel

En nombre del Tlaconete Vengador.